Ceremonia de Naturalización en Sioux City Matthew Ung, Supervisor del Condado de Woodbury dirige palabras a los nuevos ciudadanos

Sioux City, IA. El pasado viernes 4 de marzo más de 33 personas participaron en una Ceremonia  de Naturalización donde tomaron el juramento de ciudadanía estadounidense en la Corte del Distrito del Noroeste de Iowa en la ciudad de Sioux City.

La ceremonia fue oficiada por el Juez del Distrito Estadounidense Leonard Strand y se lleva a cabo cada tres meses en esta ciudad. Personas de diferentes países participaron en la ceremonia entre ellos la hondureña Nheylin Ung, quien junto con el grupo nuevos ciudadanos alzaron su mano derecha y juraron, entre otras cosas defender la constitución de los Estados Unidos y posteriormente ondearon la bandera y recitando el juramento a la bandera por  primera vez.

Nheylin Ung nació en Honduras e inmigró a los Estados Unidos en el año 2011; después de cinco años decidió tomar los cursos y aplicar para la ciudadanía. Su esposo, Matthew Ung, es el Supervisor del Condado de Woodbury y ofreció un discurso durante la ceremonia, motivando a más personas residentes a que continúen con su proceso a la ciudadanía. A continuación partes del discurso dee Matthew:

“Estoy emocionado por ustedes. Quiero darles la bienvenida a esta ceremonia y gracias a esta Corte para permitirme hablar.

Uno de nuestros fundadores, John Adams, era conocido como “La Voz de la Declaración de la Independencia.” Pero antes de que su voz se uniera a un coro atronador para definir una nueva nación, escribió en su diario personal hace 251 años: “Siempre considero el asentamiento de América con reverencia y asombro, como la apertura de una gran escena.” Es una escena que se desarrolla aún hoy en día, incluso en este caso.

Es un gran honor estar de pie ante ustedes el día de hoy, pero un mayor honor estar entre ustedes y ser testigo de su decisión de convertirse en ciudadanos estadounidenses.  Cada uno de ustedes han navegado su propio y único camino, que los ha hecho llegar hasta aquí. Sus historias inspiran a otros a construir continuamente a esta nación en una ciudad brillante sobre una colina, con una conciencia global. Hablo por experiencia, siendo el esposo orgulloso de mi esposa aquí, Nheylin de San Pedro Sula, Honduras. Y como el hijo orgulloso de mi padre, el Dr. Kham Vay Ung, originalmente un refugiado de Vientiane, Laos ( en Asia). El linaje de mi familia ha viajado por tanto, de la aflicción de las guerras en Asia, a la angustia de amor en viajes misioneros a Honduras, y que no habría sido posible sin las oportunidades que este país ofrece, o las decisiones tomadas para llamar esta mi casa.

Después de haber viajado y estudiado en más de una docena de países, he contabilizado mis opiniones de nuestros puntos fuertes y débiles de nuestra nación desde nuestra propia perspectiva única, pero siempre he apreciado el viaje de regreso.

Lo que no puede explicarse a menudo desde dentro es cómo un país como el nuestro, una nación relativamente joven con una breve historia pero que mueve montañas, es donde extranjeros se esfuerzan por llamar ésta su casa y en donde los derechos se echa a un lado de la marca común de los ciudadanos. Esto se explica no sólo por los nativos, y no sólo por los inmigrantes, sino por la decisión que están haciendo hoy aquí. Esta nación fue construida por inmigrantes que decidieron llamarse a sí mismos ciudadanos. Aquellos que respondieron al llamado para resolver, para sanar, para servir, para gobernar, para proteger, para construir, para inventar, para escribir, para producir, para inspirar. Quien antes de tener una bandera para comprometerse, se  comprometían el uno al otro.

El presidente Calvin Coolidge dijo una vez, “Identificamos la bandera con casi todo lo que apreciamos en la tierra, la paz, la seguridad, la libertad, nuestra familia, nuestros amigos, nuestra casa … Pero cuando miramos a nuestra bandera y he aquí que blasona con todo nuestros derechos hay que recordar que es igualmente un símbolo de nuestros deberes. Cada gloria que asociamos con ella es el resultado del deber cumplido”.

Les animo a dar la bienvenida a lo que es tal vez un cambio fundamental en el pensamiento-que nuestros ciudadanos comunes son honrados con el extraordinario manto de autogobierno. Que nuestros tres órdenes de gobierno van a vivir o morir a causa de las raíces de su ejecutivo, legislativo, judicial, dentro de su propio corazón y su propia casa.

El presidente Ronald Reagan pidió: “Si no hay nadie entre nosotros capaz de gobernarse a sí mismo, entonces ¿quién de nosotros tiene la capacidad de gobernar a otro?” En verdad, el precio de la libertad es la eterna vigilancia de hecho. Y que la herencia de este país para los niños de sus hijos no es ejercido por la fuerza de las armas o la fuerza de la mente, pero en un recuerdo de la fe que la más pequeña luz puede perforar la mayor oscuridad, y que la verdad más débil puede inspirar la mayor libertad”

Enhorabuena y felicidades a todos los nuevos ciudadanos.

Leave a Reply

Translate »