La visita de mi hija

Mi hija falleció hace unos meses en un terrible accidente automovilístico. Su cuarto no lo había tocado, todavía me duele mucho su partida y no había podido empacar sus cosas pues es un dolor que no se imaginan. La cosa es que el otro día llegué a la casa y cuando estaba dirigiéndome a la cocina vi una sombra en la sala. Pensé que mi hijo menor estaba ahí y le pregunté si había salido temprano de la escuela. Como no me contestó me asomé y no había nadie, cuando me asomé pude oler a mi hija. No sé si todas las mamás tengan ese sentido de poder identificar el olor particular de sus hijos pero olía a mi hija. Cuando me percaté del olor me puse a llorar mucho, pero al mismo tiempo me sentí muy tranquila. Ese fin de semana me sentí con las fuerzas de meterme a su cuarto y ordenar sus cosas y pude ver las cosas diferentes. No sé si su espíritu fue a la casa a decirme que estaba bien y yo me sentí bien de repente. Ordene todas sus cosas y encontré su diario. Al abrir el diario había un escrito que decía: “Si un día me voy, no lloren por mi, al contrario, celebren mi vida, pensemos que algún día volveremos a vernos, piensen que duermo y sobre todo, sean felices”.

Quien iba a decir que ella iba a escribir eso exactamente 18 meses antes de morir. Como que presentía que iba a morir pronto y regresó de donde estaba a consolarme. Regresó a decirme que estaba bien. No me dio miedo, sigo triste pero ahora veo las cosas de diferente manera. Me siento muy tranquila. Gracias a Mundo Latino por ofrecer este espacio, siempre busco esta sección y desgraciadamente ahora me tocó a mí escribir pero a lo mejor esto puede ayudar a alguien más que se encuentre en la misma situación.

Translate »