En incertidumbre Salvadoreños que residen en Omaha, luego de que el TPS llegara a su fin el pasado lunes 9 de septiembre

El pasado lunes 9 de septiembre el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, anunció la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), para los ciudadanos de diferentes países como El Salvador; sin embargo, y antes de que la decisión sea efectiva, se les otorgó una extensión de 18 meses gracias a la demanda interpuesta por las familias con TPS y la Alianza Nacional TPS, así como de la administración del presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, que presentó esta decisión como una prórroga por el tiempo ya mencionado.

Mundo Latino se reunió con el Comité Nacional TPS de Omaha, encabezado por Ismael Rivera y José S. Portillo, quienes nos compartieron parte de las preocupaciones que enfrentan todos los salvadoreños amparados por este beneficio migratorio que ha sido cancelado por la administración actual del presidente Donald Trump, y que busca a través de esta medida que los ciudadanos de El Salvador, regresen a su país o encuentren otra manera de regularizar su estatus dentro del territorio norteamericano. Entre los asistentes también se encontraban Juan Vásquez, Esmeralda Rodríguez, Mario Vásquez, Irma Marin Rivera, José Molina, Wilfredo Rivera, Alonso y Antonia Franco.

Dentro de las preocupaciones que se compartieron en dicha reunión se encuentran la renovación de licencias de conducir, pues aseguraron que a muchos se les ha negado este beneficio a pesar de que lo han tramitado de la misma manera que lo han venido haciendo, mencionando que en muchas ocasiones son discriminados por el ambiente racial que azota al país, propiciado desde la candidatura a la presidencia de Trump, y fortalecido cuando este se refirió a diferentes países incluyendo a El Salvador como “Shithole Countries”, (una ofensiva manera de etiquetar a ciertas naciones del mundo que consideró no son bienvenidas); asimismo, instan al colectivo salvadoreño de la localidad para reunirse y exigir sus derechos como una comunidad fuerte que al igual que millones de inmigrantes, buscan una mejor vida, son activos trabajadores que pagan impuestos y aportan al desarrollo económico del país.

Por otro lado, hicieron hincapié al recordarles a todos los amparados por el TPS a no salir del país, reintentar renovar su licencia, imprimir la forma de extensión y el debido documento de autorización de empleo para entregar a sus empleadores antes del 2 de enero, y lo más importante: “crear conciencia de que si no luchamos y no nos organizamos, corremos el riesgo de que nos separen de nuestras familias; por ello debemos realizar visitas legislativas en conjunto a los senadores de Nebraska, exponer nuestras historias y testimonios a políticos locales, dar a conocer e informar el cómo surgió el TPS y el por qué es necesario que se nos siga apoyando. Debemos de estar listos ante cualquier decisión en nuestra contra, ya que de no ganar la apelación interpuesta ante la corte de apelaciones, será necesario tomar medidas más drásticas como la de hacer una nueva protesta a nivel nacional e ir hasta Washington, para hacer notar nuestra gran preocupación por esta mala decisión que afectaría a miles de personas y la vida de las mismas”, expresó Ismael Rivera.

Por esta razón se les invita a la comunidad salvadoreña, a la próxima junta que se llevará acabo el día sábado 21 de septiembre en la Iglesia Grace United Methodist, ubicada en la 2418 E St, a las 5 de la tarde. Para mayor información, favor de comunicarse con Ismael Rivera al teléfono: 702 539 2261

Por Oswell Reza