Las Comadritas 10/11

HOLA COMADRITA, ¿CÓMO ESTA? – Muy bien comadrita, siéntese le voy a servir su limonada. – ¿Y A QUE SE DEBE LA INVITACIÓN?. – Lo que pasa que esta tan bonita la tarde que decidí sentarme un rato en el porche y me dije a mí misma: Mímisma, ¿por qué no le hablas a la comadre? – PUES SÍ COMADRE, HAY QUE APROVECHAR ESTOS ÚLTIMOS DÍAS DEL VERANO, YA VE QUE EL AÑO PASADO CAYÓ LA PRIMERA NEVADA EN OCTUBRE CATORCE. – ¡Ay comadre!, ¿y cómo sabe exactamente que fue ese día? – ES QUE TENGO FOTOS DE ESE DÍA. – Pues yo no tengo iPhone comadrita, el mío es de los tontos. – NO ME HAGA REÍR COMADRE. – OIGA, ¿Y A DONDE FUE EL DOMINGO PASADO QUE LA VI SALIR MUY TEMPRANO? – Fuimos a una granja de calabazas que esta por Papillion. – ¿Y QUE TAL ESTA COMADRE? – Esta muy grande y muy bonito; se llama en español Cresta del Aguila, y es más bien como un parque de diversiones para niños y adultos. – ¿Y COMPRÓ CALABAZAS COMADRITA? – ¡Qué va comadrita! Si gracias a que era “free”, pude llevar a todo mi equipo de voleyball y ya sabe que a la “gorra” no hay quien le corra. – ¿Y QUE MÁS HABÍA COMADRE? – Pues es como una especie de casa de espantos, pero al aire libre. Usted sabe, con vampiros, tumbas, momias y calaveras, y todo lo relacionado con Halloween. – ¿Y PUDO SALIR DE AHÍ COMADRITA? – Pues con mucho trabajo, pero aquí estoy. – ¡AY COMADRE! ESTOS PRIMOS, TODAVÍA FALTA MÁS DE UN MES PARA HALLOWEEN, Y YA ESTÁN HACIENDO NEGOCIO. – Así es comadre, pero lo importante es que mis bodoques se divirtieron mucho. – OIGA COMADRE, TODAVÍA SIGO ESPERANDOLA PARA QUE ME ACOMPAÑE A LAS CLASES DE INGLÉS. – Pues yo llevaba toda la intención de inscribirme, pero luego me enteré que también dan clases de ciudadanía y me inscribí. – LA FELICITO COMADRITA, ASÍ YA VA A PODER VOTAR EL AÑO QUE ENTRA. – Sí comadre, ya ve que dicen que “si no vota, no se queje”. – ¿Y CUÁNDO TERMINA SU CURSO COMADRITA? – En diciembre comadre, y empieza otro en enero y con mi cerebro de teflón, espero no necesitar dos. – ¿Y YA SE ESTA PREPARANDO PARA EL INVIERNO, COMADRE?. – No comadrita, pienso irme a las playas de Oaxaca toda la temporada invernal. – ¡AY COMADRE!, SI SIEMPRE DICE QUE NO TIENE DINERO. ¿Y SUS HUERCOS, Y SU PERRO, Y SU FILEMÓN?. – No se crea comadre, bueno fuera, es el chascarrillo semanal, pero ya empecé a sacar de debajo de la cama mis cajas con ropa de invierno para que no esté tan arrugada. – ¡AY COMADRITA!, YA ME HABÍA ASUSTADO, Y PUES SÍ, HAY QUE EMPEZAR A LAVAR SWEATERS Y CHAMARRAS; SI NO, LOS BODOQUES VAN EL PRIMER DÍA OLIENDO A NAFTALINA. – Y usted, ¿ya compró su papel burbuja? – ¿Y ESO PARA QUÉ, COMADRITA? – Pues para poner en las ventanas y evitar que se salga el calor. – ESA SÍ QUE NO ME LA SABÍA, COMADRITA. – Ya luego iremos a comprarlo, verá que sí funciona. – BUENO COMADRE, ESTOY MUY A GUSTO OYENDO EL CANTO DE LAS CIGARRAS, PERO YA TENGO QUE IR A TERMINAR LA CENA. GRACIAS POR LA LIMONADA. – De nada comadrita, vaya con bien…………….