Adrián Martínez, joven emprendedor con alas de ángel y un corazón de oro.

La vida está hecha de grandes retos, auténticos desafíos que si no fuera por ellos, la mayoría de las personas no encontrarían su verdadera vocación y las herramientas necesarias para materializar sus sueños, y aunque a veces es cierto que hay pruebas difíciles de sobrellevar, también es correcto que cuando uno se lo propone, es capaz de lograr todo aquello que incluso puede parecer imposible.

Adrián Martínez (también conocido como El Villano del Sabor) es el nombre de un joven de 28 años que desde muy pequeño vio en la música un gusto particular que más tarde lo haría comprometerse con ella, pero no en cualquier género, sino en uno singularmente destacable que muy poco se toma en cuenta en este recóndito sitio del país, pero que poco a poco se ha ido ganando su lugar entre aquellos que desde lo más entrañable de sus culturas reconocen el sabor del ritmo sonidero. Padre, hijo, esposo y además un gran emprendedor que desde los 16 años se vio atrapado por el ritmo y los bailes de este género que lo motivo no solo a danzar, sino a aprender a tocar las tornamesas, decidió emprender su camino primero como chambelán de quinceañeras, en donde descubrió que en muchas ocasiones lo que hacía falta para que una verdadera fiesta tuviera vida, era la buena mezcla de las pistas que no solo entretuvieran a la gente, sino que la hiciera vibrar. Fue a partir de ahí que sintió esa necesidad de evolucionar y darle un sentido nuevo a la palabra DJ, algo que se realizaría a la edad de los 18 años cuando hacía bailes para los jóvenes de las escuelas, y gracias a la oportunidad brindada por el salón de baile Ritmo Latino. “Al principio fue difícil, pero tenía muchas ganas de aprender y fue eso, junto con la pasión lo que me dio la fuerza suficiente para lograr lo que quería”, comentó en una entrevista para Mundo Latino.

Mexicano de nacimiento e influenciado por su primo, su amigo Wicho, colegas de la industria de DJs y el increíble mundo de las tornamesas, decidió en el año 2010 cuando se casó con su esposa Guadalupe Benites, abrir su propio negocio llamado SDM (Sonido Dinastía Martínez), un proyecto que terminó de despegar en 2018 gracias al esfuerzo, el empeño, la dedicación y la confianza de la gente que ha creído en él, así como de todo su equipo conformado por Carlos y Juan Andrés Estrada, Ronaldo Huizar, Rafael Aguirre, Jesús Jiménez, Gat Wol, Josué Ramos Martínez, así como Ryan y Alex Corazón, pero principalmente el de su misma esposa que nunca lo ha desanimado en este camino por el que juntos luchan día a día con el corazón y por sus dos pequeños hijos. “Si no fuera por el gran apoyo de mi esposa las cosas serían diferentes, pero gracias a la bendición de tener una gran mujer a mi lado, y el enfoque de poder administrar varias cosas a la vez, hemos podido salir adelante juntos”, comentó Adrián Martínez quien es un vivo ejemplo de que cuando se quiere se puede, y por ello alienta a otros a alcanzar sus sueños, materializarlos, hacerlos realidad aconsejándoles a no tener miedo al sacrificio, porque es bonito arriesgarse y a veces sufrirle es válido, pues es de ahí que muchas veces se llega a una meta y entonces valoras lo que haces, lo que has logrado y lo que tienes y eres, puesto que si tú no crees en ti mismo, nadie más lo hará.

SDM está a disposición de acontecimientos importantes como quinceañeras, bodas, bautizos y eventos especiales; y ofrece servicio de DJs, show de robots, decoraciones de luz con reflectores y pantallas, acompañado de una excelente atención al cliente que sin duda le dejarán una inolvidable experiencia pues cada detalle, planificación y consulta, son la prioridad para que todo salga de acuerdo al gusto de cada persona. Si desea contactarle y pedir informes sobre los servicios y paquetes que ofrece, puede hacerlo llamando al número 4022088509 o en Facebook en la página SDM (Sonido Dinastía Martínez), con Adrián Martínez.

Por Oswell Reza

Translate »