Las Comadritas 11/15

(Toc, Toc, Toc) – ¡HOLA COMADRITA!, ¿DE DÓNDE VIENE TAN APURADA? LA VI PASAR POR LA VENTANA, PARECÍA QUE VENÍA EN BICICLETA. – ¡Ay comadrita, no se ría!, lo que pasa es que me ando muriendo de frío. – PUES CÓMO NO VA A SER COMADRE. A ESE SUETERCITO SE LE CUELA EL AIRE POR TODOS LADOS. – Sí comadre, es que cuando salí de mi casa a las cuatro de la tarde no hacía frío y ahorita esta “aleteando la grulla”, como dicen en mi pueblo. – SÍ COMADRITA, ACUÉRDESE QUE AQUÍ EN NEBRASKA CAMBIA EL CLIMA DE UNA HORA PARA OTRA. ASÍ QUE, COMO DECÍA MI ABUELITA, “ANDE YO CALIENTE, RÍASE LA GENTE”. Y YA PÓNGASE SU ABRIGO. – Sí comadrita, ya aprendí la lección. – PERO PASE, PASE COMADRE, ¿DE DÓNDE VIENE? – Fíjese que estoy tomando un curso de Finanzas Personales en el Centro Latino. – PUES QUE BUENO COMADRE, ¿Y QUÉ LE ESTÁN ENSEÑANDO? – Entre otras cosas, cómo hacer presupuestos para que me alcance el dinero, cómo manejar las tarjetas de crédito, cómo ahorrar, etc, etc. – ¡QUÉ BUENO, COMADRE! QUE BUENA FALTA LE HACE. – Sí comadrita, tiene mucha razón. Ya ve que siempre ando “a la cuarta pregunta”. – AHORA HAY QUE PONER EN PRÁCTICA TODOS ESOS CONSEJOS, ACUÉRDESE QUE COMER EN RESTAURANTE ES MUY CARO. – ¿Y qué cree, comadrita?, que me encargaron de tarea hacer un platillo nutritivo con solo diez dólares. – ¿Y QUÉ PIENSA HACER COMADRE? – No sé comadrita, apenas lo estoy pensando. A lo mejor compro unas sopas “flojonas” y les pongo queso arriba. ¡AY COMADRE!, ¿Y ESO LE PARECE NUTRITIVO?… ¿PARA CUÁNDO TIENE QUE LLEVAR ESO? – Dentro de una semana, comadrita. – MIRE COMADRITA, VAMOS A “ECHARLE CABEZA” Y YA SE NOS OCURRIRÁ ALGO. LE ASEGURO QUE SÍ SE PUEDE. – ¡Ay comadrita!, otra vez me ha salvado la vida, cuando sea grande quiero ser como usted. – PUES COMIENDO SOPAS “FLOJONAS” NO VA A LLEGAR A MI EDAD. – ¡Oiga comadrita!, ¿y me podrá aguantar aquí un rato mientras llega el Jilemón? – ¡CLARO COMADRE!, ¿SE LE ACABÓ OTRA VEZ LA PILA A SU CHAPA? – Sí comadrita, y ya sé lo que me va a decir: “¿y la llave que le dije que enterrara en el jardín para emergencias?” – NO LO HIZO, ¿VERDAD COMADRE? – Pues se me olvido hacerlo. -MIRE, LO QUE NECESITA USTED SON UNAS PASTILLAS PARA LA MEMORIA. – Ya no me regañe, comadrita. Le juro que no me vuelve a pasar. – BUENO COMADRITA, MEJOR VAMOS A TOMARNOS UN CAFECITO PARA EL FRÍO. – ¡Oiga comadre!, ¿no tendrá un tequilita y le ponemos un chorrito? – SÍ TENGO COMADRITA, PERO NADA MÁS UN POQUITO, PORQUE LUEGO NOS VAMOS A VOLVER “TEPOROCHAS”. – ¿Y esa palabrita comadre, de donde viene? – MIRE COMADRE, LO QUE YO SÉ ES QUE HACE MUCHOS AÑOS EN LA CIUDAD DE MÉXICO, EN TIEMPO DE FRÍO, VENDÍAN TÉ POR OCHO CENTAVOS MEXICANOS EN LAS CALLES. ME IMAGINO QUE DE CANELA, Y LE PONÍAN AGUARDIENTE. DE AHÍ EL NOMBRE DE “TÉ POR OCHO”. LUEGO AL BORRACHITO LE DECÍAN “TEPOROCHO” – ¿Y tiene té de canela, comadre? – SÍ COMADRITA, PERO POR OCHO DÓLARES LE PONGO SU MEZCALITO. – Ok comadrita, se los debo. – PUES “SALUD” COMADRE. – Bueno comadre, ya me retiro que ya llegó el Jilemón. ¡Gracias por el té! – TOME, MASQUE ESTA HOJITA DE HIERBABUENA PARA QUE NO HUELA A ALCOHOL. – ¡Ay comadre!, pero si solo fue un traguito. – MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR. – Eso sí comadre, gracias… Adiuuu

Translate »