La cadena de comida rápida Chick-fil-A no donará más a organizaciones homofóbicas

En la edición anterior le hablamos sobre la cuarta conferencia de liderazgo, diversidad, igualdad e inclusión, un magno evento que aportó grandes enfoques sobre la inclusión del colectivo LGBTQ+ en los sitios de trabajo.

A lo anterior, recientemente la cadena americana de pollo frito Chick-fil-A se ha visto envuelta en gran controversia por apoyar a organizaciones que promueven la discriminación a la comunidad Lésbico-Gay, de hecho han salido a la luz una gran cantidad de artículos y testimonios de personas del colectivo que aseguran haber sido discriminadas por los mismos empleados cuando trabajaban para la ya mencionada cadena restaurantera. En Escocía por ejemplo, durante el pasado mes de Octubre hubo gran movimiento entre los activistas de los derechos LGBT para solicitar el cierre de una nueva sucursal por su larga y detallada historia de donaciones a causas y organizaciones que promueven el odio y la homofóbia. Sin embargo, tanto ha sido el alboroto en las redes y en todo el mundo que a raíz de que se dio a conocer esta información, finalmente los Altos mandos decidieron dejar de donar dinero a organizaciones anti-LGTBQ+, luego de que meses atrás se anunciara el cierre de la primera sucursal en Reino Unido.

Dentro de las entidades a las que van parte de sus ingresos se encuentran la Fundación Matrimonio y Familia, Family Research Council, Exodus International y Focus on the Family. Pero recientemente los funcionarios confirmaron que dejarán de hacer donaciones a este tipo de organizaciones y se centrarán en la educación, la falta de hogar, así como el hambre y donarán a una institución benéfica para cada área. “No hay duda de que sabemos que, a medida que entramos en nuevos mercados, necesitamos tener claro quiénes somos”, dijo a Bisnow Tim Tassopoulos, presidente y director de operaciones de Chick-fil-A. A partir de 2020, Chick-fil-A donará a Junior Achievement USA para apoyar la educación y Covenant House International para luchar contra la falta de hogar. También donarán $25,000 a un banco de alimentos en cada nuevo pueblo o ciudad donde abran una sucursal. Chick-fil-A se centrará ahora en las subvenciones anuales a organizaciones y estas subvenciones se revisarán cada año. La compañía no ha descartado la posibilidad de hacer donaciones a organizaciones benéficas religiosas en el futuro, pero ha dicho que no donarán a ninguna organización que tenga una postura anti-LGBTQ+.

Chick-fil-A ha donado millones de dólares a causas anti-gay, y todo esto viene haciéndose desde muchos años atrás, pero la controversia surgió desde 2012, cuando Dan Cathy, presidente de la compañía e hijo del fundador de la cadena de restaurantes provocó indignación en Estados Unidos al condenar el matrimonio igualitario en un programa de radio estadounidense al expresar: “Espero que Dios se apiade de esta generación que con tanto orgullo y arrogancia cree que podemos redefinir en qué consiste el matrimonio”. Un comentario que podría considerarse una opinión personal, privada y acorde a su moral. Pero resulta que su particular idea de lo que es o no es un matrimonio ha saltado a los libros de cuentas de su compañía pues han donado cinco millones de dólares a grupos de ultraderecha que han luchado políticamente para que no se legalizase el matrimonio igualitario en Estados Unidos y que, en algunos casos, como el de Exodus International, apoyan peligrosas terapias de reconversión.

Translate »