Continúan los casos de infección por COVID-19 en Estados Unidos

La pandemia del COVID-19 no cede en el país, en parte por las recientes protestas registradas en casi todo el territorio americano, y también por el levantamiento de las restricciones en un intento por regresar a la normalidad luego de meses de incertidumbre sobre el virus que generó la pandemia en este año marcado para la historia.

Y es que recientes brotes han surgido en diferentes estados como Florida, Texas, Oklahoma, Alabama y Carolina del Sur, sitios en los que se han reportado hospitalizaciones en números récord, ante la que aún es la primera ola de este virus surgido en Wuhan, China.

Por ejemplo, durante el fin de semana del 12 al 14 del presente mes, se registraron más de 25 mil nuevos casos en todo el país, la cifra más alta para un sábado desde principios de mayo. Tan sólo en Florida hubo dos mil contagios por día, algo que los funcionarios de salud estatales en todo Estados Unidos atribuyen en parte, a las reuniones durante el fin de semana festivo del Día de los Caídos, donde mucha gente estuvo reunida en la playa y en paseos marítimos. Sin embargo, también se cree que una parte de los nuevos casos se debe a un aumento en la cantidad de pruebas realizadas, aunque quizás lo más preocupante para los funcionarios de salud es que en muchos de estos estados hay un número muy alto en la cantidad de hospitalizaciones.

No obstante, el presidente Donald Trump planea una concentración bajo techo en Tulsa, Oklahoma, a pesar de los informes de las autoridades de salud. Por lo que los asistentes a la manifestación en Tulsa tendrán que aceptar no responsabilizar a la campaña si contraen el virus.

Por otra parte, a pesar de que en estos lados de la nación el virus se ha mantenido lento en su progreso, el número de contagios ha rebasado ya una cifra alarmante de más de 17 mil contagios en todo Nebraska, con 231 decesos.

Translate »