Una madre y su bebé de dos días de nacido, son deportados

Una madre inmigrante hondureña, fue sacada 36 horas después de haber dado a luz del hospital Scripps Mercy de Chula Vista, California, donde todavía estaba sedada, por patrulleros fronterizos, quienes subieron a su bebé al asiento delantero de una patrulla, mientras ella iba sentada en la parte de atrás, para trasladarlos a la frontera y expulsarlos a Tijuana, México, por el paso peatonal de El Chaparral —ahora cerrado por la pandemia.

Te puede interesar: Se aprueba en Nebraska un nuevo programa que da beneficios a familias por la pandemia

De acuerdo a una entrevista realizada a la mujer, cuando caminaba a la frontera con su bebé pedía a los patrulleros que por favor, dejaran que localizara a su esposo y a su hijo, de 9 años, de quienes fue separada luego de que ellos fueran expulsados del país, pero ellos no se tocaron el corazón y la ignoraron por completo, deportaron a un ciudadano estadounidense de apenas 36 horas de nacido a Tijuana, que según el presidente Donald Trump es “la ciudad más infectada del mundo” en esta pandemia.

Hoy la familia, quien se mantuvo en el anonimato por consejo legal, está reunida Tijuana pero teme porque antes fue víctima de delincuentes en México, al igual que en Honduras.

Translate »