Gobierno de Biden busca proteger el derecho al aborto en Texas con una ley de 1994

El Departamento de Justicia de Estados Unidos amenazó este lunes con aplicar una ley federal de 1994, que protege el libre acceso a las clínicas que practiquen abortos, en respuesta a la nueva norma de Texas que prohíbe este tipo de intervenciones en el estado.

El gobierno pretende defender a aquellas personas que quieran “recibir o proporcionar” servicios de salud reproductiva con la aplicación de la Ley de Libertad de Acceso a la Entrada a Clínicas (FACE), de acuerdo a Merrick Garland, fiscal general de EU, quien también explicó en un comunicado que el departamento que dirige esta explorando de forma urgente todas las opciones para responder a la ley de Texas con el fin de “proteger los derechos constitucionales de las mujeres y otras personas, incluido el aborto“.

Te puede interesar: Olaf se convierte en huracán. Alertan por olas de hasta 7 metros en las costas de Baja California Sur

El miércoles pasado, entró en vigor en Texas una legislación que prohíbe la interrupción del embarazo a las seis semanas de gestación, cuando puede detectarse el latido del corazón del feto, aunque en muchos casos muchas mujeres ni siquiera saben que están embarazadas. No contempla excepciones en casos de incesto o violación y además, permite a particulares presentar demandas civiles contra cualquier persona que ayude a una embarazada a abortar si creen que infringen la prohibición, y ofrece indemnizaciones de hasta 10 mil dólares al demandante si gana el juicio.

A lo anterior, el presidente Joe Biden ordenó movilizar todos los recursos de que dispone su gobierno para proteger el derecho al aborto en Texas, tras la entrada en vigor de la ley estatal impulsada por los republicanos, misma que la Corte Suprema del país, con una mayoría conservadora reforzada, decidió no bloquear.

Translate »