Continúan los esfuerzos para proteger a Dreamers y preservar el DACA

El gobierno del presidente Joe Biden renovó este lunes sus esfuerzos para proteger de la deportación a cientos de miles de migrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, la última maniobra en un drama de larga duración sobre la legalidad de la política.

La regulación propuesta intenta satisfacer las preocupaciones de un juez federal en Houston que dictaminó en julio que el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, (Daca) era ilegal.

El juez de distrito estadounidense Andrew Hanen, designado por el expresidente George W. Bush, dijo que la administración de Barack Obama se extralimitó en su autoridad y no buscó la retroalimentación adecuada cuando introdujo DACA en 2012. Permitió que continuaran las renovaciones pero prohibió nuevas inscripciones.

Te puede interesar: Día de la Constitución y el Día de la Ciudadanía en Estados Unidos

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, volvió a llamar este lunes al Congreso para que actúe con rapidez para brindar “el estatus legal que necesitan y merecen” estos jóvenes. Dijo que la legislación debe promulgarse mediante negociaciones de gastos, una táctica que sufrió un golpe potencialmente crítico este mes cuando el parlamentario del Senado la prohibió.

La propuesta de 205 páginas se publicará el martes en el Registro Federal, lo que dará lugar a un período de 60 días para la retroalimentación del público que asegura que es poco probable que entre en vigencia durante varios meses.

Se adhiere a los mismos criterios, que incluyen llegar al país antes de los 16 años, residir continuamente en los Estados Unidos desde su llegada y estar en el país el 15 de junio de 2012.

Desde ese año, más de 825 mil migrantes se han inscrito en DACA.

Translate »